Clasificar ciudades

 Por Federico García Barba

Godzilla amenaza al barrio de Shinjuku. Hotel Gracery, Tokio

El marketing de ciudades es una especialidad que tiene una relevancia creciente para los que tienen la responsabilidad de dirigir los destinos de las grandes y pequeñas aglomeraciones urbanas del planeta. Hoy, las clasificaciones al uso tienen una influencia decisiva a la hora de establecer una localización de sedes de negocios o planear una visita turística. Por eso se le presta una enorme atención a las clasificaciones y rankings de ciudades. Unos sistemas para evaluar las posibilidades de algunos espacios geográficos urbanizados en la competencia económica mundial por unos recursos cada vez más escasos y a la que nos aboca el sistema global capitalista.

Aunque se presenta como evaluación de la calidad urbana genérica, ello requiere algo más de profundidad en el análisis de lo que realmente se pretende. Lo importante es desentrañar las claves y criterios sobre las que se apoyan esas listas que aparecen con frecuencia creciente en los medios de comunicación de masas. Por ello, vislumbrar las razones que avalan unas enumeraciones respecto a las de otras es una manera de percibir y entender el enfoque escorado hacia lo económico y el elitismo que generalmente apoyan este tipo de recursos. Una situación que muchas veces prima aspectos que tienen poco que ver con las necesidades mayoritarias, sociales y colectivas de la población que habita esos espacios urbanos.

Hoy, es una práctica habitual el establecimiento de clasificaciones y categorías que segmenten diversas actividades y situaciones humanas. Como ocurre con cuestiones tan diversas como el prestigio de las universidades o los ingresos de las películas más taquilleras. El problema de este tipo de iniciativas es que son siempre parciales y subjetivas, basándose solo en criterios económicos o en un limitado número de características que se han seleccionado como relevantes de una manera interesada.

Es lo que ocurre con los rankings de ciudades en las que las más usuales se refieren a la evaluación de una supuesta calidad de vida. Es así como se presentan el Quality of living survey de la consultora Mercer o el Global Liveability Ranking deThe Economist Inteligence Unit.

En el primer caso, sus autores barajan 39 factores para evaluar y ordenar a las regiones urbanas del planeta. Entre ello, los que se refieren a la capacidad de atracción para el talento y los negocios, el coste de la vida, las condiciones de salubridad, la capacidad de acogida o parque disponible de viviendas, la eficiencia de su sistema de transporte, la calidad de la sanidad, los recursos en la oferta educativa, la existencia de dotaciones colectivas y la variedad de entretenimiento disponible. La consultora Mercer cuando hace referencia a las condiciones de salubridad analiza factores concretos y específicos como la calidad del aire, el acceso a agua potable la situación del alcantarillado y el tratamiento de las aguas residuales y la prevalencia mayor o menor de enfermedades infecciosas. Y así con el resto de sectores hasta alcanzar los 39 factores de valoración.

Es un sistema amplío que ha adquirido relevancia mundial y que, hoy, tiene ya un prestigio consolidado. La última clasificación ha sido presentada recientemente y allí aparecen las siguientes ciudades en los 20 primeros puestos: 1.- Viena, Austria. 2.- Zúrich, Suiza. 3.- Auckland, Nueva Zelanda. 4.- Múnich, Alemania. 5.- Vancouver, Canadá. 6.- Dusseldorf, Alemania. 7.- Frankfurt, Alemania. 8.- Ginebra, Suiza. 9.- Copenhague, Dinamarca. 10.- Basilea, Suiza. 11.- Sídney, Australia. 12.- Ámsterdam, Holanda. 13.- Berlín, Alemania. 14.- Berna, Suiza. 15.- Wellington, Nueva Zelanda. 16.- Melbourne, Australia. 17.- Toronto, Canadá. 18.- Luxemburgo. 19.- Ottawa, Canadá. Y 20.- Hamburgo, Alemania.

Como se puede apreciar, en esta lista la presencia de ciudades centroeuropeas es apabullante con 13 ciudades incluidas, seguidas en menor medida por las de Australia y Nueva Zelanda con dos respectivamente y, finalmente, Canadá con 3. Es una representación del atractivo que representa a estos efectos el continente europeo y algunas otras zonas del planeta. Se trata de una mejor calidad de vida ligada a situaciones de oferta que se relaciona con la existencia de un entorno favorable a los negocios y las empresas junto al acceso privilegiado a bienes colectivos escasos. En un sentido similar se orienta el ranking que ofrece deThe Economist Inteligence Unit que se diferencia con ligeros matices.

Ciudades globales con mejor y peor calidad de vida. Mercer Quality of Living Ranking 2018

También son habituales las enumeraciones de ciudades atendiendo principalmente a la conectividad y la atracción del talento. Como la que ha producido el Globalization and World Cities (GaWC). Según Peter Taylor, Director de GaWC, el poder esencial de las ciudades radica en la multitud de vínculos comerciales que tienen todos los días con otras ciudades en todo el mundo. Para este experto geógrafo, la integración en la red global de comunicaciones es un factor esencial para entender el valor de la posición de las ciudades en el mundo. Hay que entender que esa red global de comunicaciones tiene que ver tanto con los transportes de alta capacidad para las personas, como la eficiencia de los flujos en el movimiento de mercancías y las conexiones telemáticas de alta velocidad por las que discurren las anotaciones y transacciones económicas mundiales.

 Cuanta mayor integración y mejor acceso a la maraña de redes de conexión global existe, el valor de los puntos geográficos tenga una mayor o menor preeminencia. Evaluar estos factores es una tarea compleja pero permite representar la jerarquía mundial existente de los distintos nodos urbanos que conforman la estructura planetaria de ciudades. Atendiendo a estos criterios que priman el factor de conectividad, el ranking mundial de ciudades varía sustancialmente. En este caso, y de acuerdo a la clasificación realizada en 2016, por GaWC los 20 primeros puestos están ocupados por las siguientes regiones metropolitanas: 1.- Londres, Gran Bretaña. 2.- Nueva York, Estados Unidos. 3.- Singapur. 4.- Hong Kong, China. 5.- París, Francia. 6.- Pekín, China. 7.- Tokio, Japón. 8.- Dubái, EAU. 9.- Shanghái, China. 10.- Sídney, Australia. 11.- Sao Paulo, Brasil. 12.- Milán, Italia. 13.- Chicago, Estados Unidos. 14.- México DF. 15.- Bombay, India. 16.- Moscú, Rusia.17.- Frankfurt, Alemania. 18.- Madrid, España. 19.- Varsovia, Polonia. 20.- Johannesburgo, Sudáfrica.

Es curioso constatar, que debido a la diferente perspectiva de análisis la presencia europea disminuye notablemente, aunque surgen importantes polos de atracción alternativos donde la calidad de vida es peor -de acuerdo a la clasificación de Mercer- como representan Londres, Paris y Madrid por ejemplo. También que la representación de ciudades asiáticas aumenta vertiginosamente hasta 6 ciudades incluidas. Una condición que indica el importante poder que un país como China está adquiriendo paulatinamente; ello teniendo en cuenta que 5 ciudades se sitúan en los primeros puestos dentro del ámbito de influencia del gran país asiático. Es de destacar también que en esta selección aparecen ya México DF y Madrid como centros atractores principales para toda la comunidad de lengua hispana. Se desprende de ello que la lengua es un factor de unificación colectiva que juega un papel esencial en el sistema de conectividad mundial. Madrid y México DF son metrópolis que aspiran por ello a jugar un papel destacado en el panorama del comando internacional de ciudades.